Roya Heshmati
   Tiempo de lectura - 6

Irán, país conocido por su estricto código de vestimenta para las mujeres, saltó recientemente a los titulares cuando Roya Heshmati, una mujer de 33 años, desafió el requisito del hiyab y recibió 74 latigazos como castigo. Este incidente ha suscitado un debate mundial sobre los derechos de la mujer y la aplicación de códigos de vestimenta conservadores. En este artículo profundizaremos en los detalles del caso de Roya Heshmati, las implicaciones más amplias del código de vestimenta del hiyab en Irán y la lucha en curso por los derechos de la mujer en el país.

El caso de Roya Heshmati

Roya Heshmati, residente en Teherán, se encontró en el centro de la polémica al aparecer con la cabeza descubierta en varias ocasiones, desafiando abiertamente el código de vestimenta del hiyab. Como consecuencia, fue acusada de "fomentar la permisividad" y recibió 74 latigazos como castigo. Los latigazos se aplicaron de acuerdo con la ley y la sharia, según afirma el sitio web Mizan Online de la judicatura.

El informe judicial explicaba que la pena impuesta a Roya Heshmati fue por atentar contra la moral pública. Al aparecer sin velo en lugares públicos concurridos de Teherán, se consideró que fomentaba la permisividad y despreciaba las normas y valores culturales defendidos por la sociedad iraní. Sus acciones se consideraron vergonzosas, lo que condujo a su condena y posterior castigo.

El código de vestimenta en Irán

Sólo por publicar esta foto, #Roya_Heshmati sufrió 74 latigazos. Puede parecer que esta foto no tiene nada de extraño: una mujer vestida con falda y blusa negras camina por la calle. Sin embargo, la situación es muy diferente en Irán a causa del régimen islámico.
Sólo por publicar esta foto, #Roya_Heshmati sufrió 74 latigazos. Puede parecer que esta foto no tiene nada de extraño: una mujer vestida con falda y blusa negras camina por la calle. Sin embargo, la situación es muy diferente en Irán a causa del régimen islámico.

Desde la Revolución Islámica de 1979, la ley obliga a las mujeres iraníes a cubrirse el cuello y la cabeza con un hiyab. Este código de vestimenta lo aplica la policía de la moralidad y ha sido objeto de debate y controversia entre los ciudadanos iraníes. La obligación de llevar el hiyab se considera un reflejo de los valores islámicos y un medio de preservar la modestia y la moralidad pública.

Aunque los latigazos por incumplir el código de vestimenta son relativamente infrecuentes, las autoridades han intensificado recientemente sus esfuerzos para reprimir a quienes desafían las normas. Esta represión se debió a la oleada de protestas antigubernamentales que comenzaron a finales de 2022, tras la muerte de Mahsa Amini, una kurda iraní de 22 años que fue detenida por una supuesta infracción del código de vestimenta.

Durante las protestas, muchas mujeres se deshicieron de sus pañuelos o incluso los quemaron como símbolo de resistencia. El acto de desafío cobró fuerza, y cada vez más mujeres desobedecen abiertamente el código de vestimenta. En respuesta, las autoridades han incrementado la vigilancia y cerrado los comercios que incumplen las normas.

El caso de Roya Heshmati arroja luz sobre la actual lucha por los derechos de la mujer en Irán. Aunque el código de vestimenta hiyab está profundamente arraigado en la sociedad iraní, hay un movimiento creciente que aboga por una mayor libertad de elección y expresión individual. Mujeres como Roya Heshmati desafían el statu quo y se arriesgan a ser castigadas para afirmar su autonomía.

Orígenes kurdos y discriminación étnica

Roya Heshmati, identificada como de origen kurdo, se enfrenta no sólo a las consecuencias de desafiar el código de vestimenta del hiyab, sino también a la posible discriminación que sufren las minorías étnicas en Irán. Hengaw, un grupo de defensa de los derechos de los kurdos, destacó su origen kurdo, haciendo hincapié en la interseccionalidad de su lucha por la libertad personal y la igualdad de derechos.

Las redes sociales han desempeñado un papel crucial a la hora de amplificar las voces de quienes desafían el código de vestimenta del hiyab en Irán. El caso de Roya Heshmati fue objeto de gran atención tras publicar en Internet una foto suya sin llevar el hiyab obligatorio.

La lucha por los derechos de la mujer en Irán se enfrenta a numerosos retos, tanto jurídicos como culturales. El marco jurídico vigente, basado en la sharia, mantiene la obligatoriedad del hiyab y limita la libertad de expresión y elección de las mujeres. Además, las normas culturales profundamente arraigadas dificultan que las mujeres desafíen estas restricciones sin enfrentarse al estigma social y a posibles repercusiones.

El camino a seguir

Roya Heshmati
Roya Heshmati, mujer de 33 años, desafió el requisito del hiyab y recibió 74 latigazos como castigo.

A pesar de los desafíos, la lucha por los derechos de la mujer en Irán continúa. Activistas y organizaciones dentro y fuera del país trabajan incansablemente para sensibilizar a la opinión pública, abogar por cambios políticos y apoyar a quienes desafían el código de vestimenta hiyab. La comunidad internacional también desempeña un papel crucial a la hora de presionar al gobierno iraní para que defienda los derechos humanos y proporcione mayor libertad e igualdad a las mujeres.

Los esfuerzos mundiales en apoyo de los derechos de la mujer en Irán incluyen campañas, protestas e iniciativas diplomáticas. Al llamar la atención sobre el problema y abogar por el cambio, personas y organizaciones de todo el mundo contribuyen al creciente movimiento por la igualdad de género y la libertad personal en Irán.

La educación y la capacitación son fundamentales para cuestionar normas culturales muy arraigadas y lograr un cambio a largo plazo. Al proporcionar recursos, información y oportunidades a las mujeres iraníes, la comunidad internacional puede contribuir a cultivar una sociedad que valore la elección individual, la igualdad y el respeto de los derechos humanos.

El desafío de Roya Heshmati al código de vestimenta del hiyab en Irán ha llamado la atención sobre la actual lucha por los derechos de la mujer en el país. Su caso pone de relieve los retos a los que se enfrentan las mujeres que deciden desafiar las normas culturales y jurídicas, así como la importancia del apoyo y la solidaridad internacionales. Mientras continúa la lucha por los derechos de la mujer en Irán, es crucial amplificar las voces de quienes abogan por el cambio y trabajar por una sociedad más inclusiva y equitativa.

Logotipo


Te pedimos que sigas difundiendo la verdad con nosotros. El mundo necesita saber lo que está ocurriendo en Oriente Medio.
Foto publicada en virtud del artículo 27a de la ley israelí sobre derechos de autor. Si eres el propietario de esta foto, ponte en contacto con nuestro sitio web.

donativos
class="wp-image-4284"

NO OLVIDE SUSCRIBIRSE

Un boletín diario con las últimas noticias. No enviamos spam. Lea nuestra política de privacidad para obtener más información.

Etiquetas

Aún no hay contenido que mostrar aquí.

Chat en directo de wpSolution

Escribamos juntos una historia