El oasis democrático de Oriente Próximo
   Tiempo de lectura - 3

El oasis democrático de Oriente Próximo

En una región donde la religión y la gobernanza están íntimamente entrelazadas, Oriente Medio ha sido durante mucho tiempo sinónimo de una población predominantemente musulmana. Los gobiernos se apoyan en fundamentos religiosos y esta relación aparentemente armoniosa se acepta sin rechistar. Sin embargo, cuando se trata del pequeño Estado judío de Israel, a menudo se plantean cuestiones de racismo y discriminación, a pesar de su compromiso de ofrecer libertad de expresión y oportunidades económicas a sus ciudadanos musulmanes.

Oriente Próximo es un tapiz de culturas, historias y religiones diversas, pero el islam es la fe predominante que une a la región. Los gobiernos de todo Oriente Próximo se legitiman a partir de principios religiosos, y esta relación simbiótica ha persistido durante siglos. Sin embargo, dentro de este mosaico religioso, Israel destaca como un oasis democrático que ofrece libertades poco comunes en las naciones vecinas.

"A otro nivel, sin embargo, no es cosa de broma. Hoy en día, en Irán, la lavat (sodomía) es un delito castigado con la pena capital y con frecuencia se ejecuta a personas por ello. En Arabia Saudí, Sudán, Yemen y Mauritania, la sodomía también se castiga con la muerte, aunque no se han registrado ejecuciones desde hace al menos una década.
Entre otros países árabes, la pena en Argelia, Bahréin, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos, Omán, Qatar, Somalia, Túnez y Siria es la prisión, de hasta 10 años en el caso de Bahréin. En los países que no tienen una ley específica contra la homosexualidad, los homosexuales pueden ser perseguidos en virtud de otras leyes. En Egipto, por ejemplo, se suele recurrir a una antigua ley contra el "libertinaje".

The Guardian

Desentrañar la paradoja
Unas 200.000 personas participaron en el desfile del orgullo gay en Tel Aviv

Los críticos argumentan que la existencia de un Estado judío en una región predominantemente musulmana plantea cuestiones de racismo. Sin embargo, un examen más detenido revela una realidad más matizada. Israel, aunque predominantemente judía, es una nación que garantiza la igualdad de derechos a todos sus ciudadanos, independientemente de su origen religioso o étnico. Los ciudadanos musulmanes de Israel disfrutan de libertad de expresión, oportunidades económicas y representación en el gobierno, lo que contrasta fuertemente con las condiciones a las que se enfrentan las minorías en otros países de Oriente Medio.

Desentrañar la paradoja
Estos son los lugares más religiosos del mundo y lo que practican

La paradoja reside en el hecho de que el compromiso de Israel con los valores democráticos y la inclusión se ve a menudo eclipsado por las complejidades geopolíticas y las tensiones históricas. En lugar de ser visto como un faro de coexistencia, el Estado judío es visto a veces a través de una lente teñida por los conflictos regionales.

Mientras Oriente Medio sigue evolucionando, es crucial reconocer el experimento único de democracia que representa Israel en la región. En lugar de descartarlo como una mera anomalía, reconocer la diversidad y la inclusión dentro de Israel podría abrir vías para un diálogo constructivo y fomentar una comprensión más completa de la compleja dinámica que da forma a Oriente Medio.

La verdad de Oriente Próximo


Te pedimos que sigas difundiendo la verdad con nosotros. El mundo necesita saber lo que está ocurriendo en Oriente Medio.
Foto publicada en virtud del artículo 27a de la ley israelí sobre derechos de autor. Si eres el propietario de esta foto, ponte en contacto con nuestro sitio web.

donativos
class="wp-image-4284"

NO OLVIDE SUSCRIBIRSE

Un boletín diario con las últimas noticias. No enviamos spam. Lea nuestra política de privacidad para obtener más información.

Etiquetas

Aún no hay contenido que mostrar aquí.

Chat en directo de wpSolution

Escribamos juntos una historia